Retinopatía diabética

¿Que es la retinopatía diabética?

     Tratando de explicarles de manera breve y concreta; es una enfermedad microvascular que afecta de primera instancia los capilares de la retina. Los cambios en la retina a consecuencia de la diabetes, se presentan alrededor de 4 años después de padecer esta enfermedad; principalmente en personas que no llevan un control metabólico adecuado. Se ha calculado que entre el 30% al 60% de los pacientes ya padecen retinopatía diabética al momento de diagnosticarse diabéticos.

¿Es común esta enfermedad?

     Iniciemos por mencionar las cifras de la OMS respecto a la diabetes mellitus:

  • Se calcula que en 2014 la prevalencia mundial de la diabetes fue del 9% entre los adultos mayores de 18 años.

  • Según proyecciones de la OMS, la diabetes será la séptima causa de mortalidad en 2030.

 

     Se puede clasificar en tres tipos esta enfermedad:

  • La diabetes de tipo 1 (anteriormente denominada diabetes insulinodependiente o juvenil),

  • La diabetes de tipo 2 (llamada anteriormente diabetes no insulinodependiente o del adulto), la más común (90%),

  • La diabetes gestacional corresponde a una hiperglicemia que se detecta por primera vez durante el embarazo.

 

     En cualquiera de estos 3 tipos de diabetes se puede presentar la retinopatía diabética.

 

     Actualmente la retinopatía diabética, según la OMS, principal causa de ceguera prevenible en el mundo industrializado en las personas de entre 20 y 64 años de edad.

¿Que síntomas produce la retinopatía diabética?

     Regularmente es asintomática en etapas iniciales, puede haber descenso o fluctuaciones de visión, miodesopsias (manchas negras flotantes). La retinopatía avanzada puede ocasionar ceguera total en días.

¿Cómo se diagnostica la retinopatía diabética?

     Puede ser identificada solamente bajo observación directa, se puede realizar una fundoscopía (revisión de fondo de ojo) con oftalmoscopio indirecto y lupa de 20D, previa dilatación pupilar con gotas oftálmicas, también con biomicroscopía estereoscópica con lupas de 60D, 78D, 90D o lente de 3 espejos de Goldman.

 

     La fluorangiografía retiniana solo se indica para planear tratamiento, ésta identifica áreas de fuga que requieren fotocoagulación láser.

 

     La tomografía de coherencia óptica (OCT) se indica para valorar el aumento del espesor retiniano, quistes y liquido subretiniano en casos de edema macular.

 

¿Cómo se trata la retinopatía diabética?

     Así como su enfermedad base, la diabetes, no tiene cura, pero si se puede controlar adecuadamente y en mayor medida si se hace un diagnóstico temprano de la misma.  La retinopatía diabética que aún no amenaza la visión se resuelve en ocasiones con un control glucémico y metabólico estricto. Cuando la retinopatía amenaza la macula o cuando proliferan nuevos vasos sanguíneos, se indica la fotocoagulación con láser argón, la cual se realiza en 3 a 5 sesiones. El estudio de la retinopatía diabética ha probado concluyentemente que la fotocoagulación panretiniana fue exitosa en la reducción del riesgo de pérdida  grave de visión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

     También se utilizan medicamentos intravitreos con cualidades antiangiogénicas, que revierten los cambios isquémicos.

 

     Debo enfatizar que el tratamiento de las complicaciones oculares de la diabetes, no es suficiente para solucionar el problema, se debe mantener un control estricto en los niveles de glucosa para que estos cambios no se presenten o evolucionen más lentamente.

Cómo se puede prevenir la retinopatía diabética?

     Cuando en los pacientes diabéticos no se realizan regularmente exploraciones oftalmológicas preventivas se los exponen a un riesgo elevado de déficit visual e incluso ceguera. Por tanto, se deben realizar exploraciones oftalmológicas completas anualmente en todos los diabéticos de tipo 2 al hacer diagnóstico de diabetes, y en los diabéticos tipo 1  después de 5 años de diagnóstico. En presencia de retinopatía diabética, las exploraciones deben ser más frecuentes, a reserva de la gravedad del cuadro y el juicio del médico tratante. Las pacientes diabéticas embarazadas debes ser examinada cada trimestre.

Conclusión

     El riesgo de ceguera debida a la retinopatía diabética se puede reducir con un control óptimo de los niveles de glucosa en sangre, exploraciones oftalmológicas regulares y tratamiento oportuno.

 

     Si padeces Diabetes Mellitus y no has recibido una exploración oftalmológica recientemente, agenda una consulta con nosotros, será un placer atenderte. No olvides que la prevención es la mejor y más económica forma de conservar tu salud visual.

DR. IDRIS EMIR GONZALEZ

CIRUJANO OFTALMOLOGO

OCULASER TEC 100

Contacto: idris_emir@hotmail.com