Ojo seco

Introducción

De acuerdo al International Dry Eye Workshop (DEWS), el ojo seco es una enfermedad multifactorial de la película lagrimal y la superficie ocular que causa síntomas de malestar, trastornos visuales  e inestabilidad de la película lagrimal con daño potencial en la superficie ocular.  Va acompañada por un incremento de la osmolaridad de la película lagrimal e inflamación de la superficie ocular.

 

El ojo seco es debido a un trastorno de la unidad funcional lagrimal, la cual está constituida por las glándulas lagrimales, superficie ocular, párpados, nervios sensitivos y motores. Su función es conservar la integridad de la película lagrimal, ayudar a la transparencia de la córnea y la integridad de imagen proyectada en la retina para una adecuada visión.

¿Cómo está formada la película lagrimal?

Está compuesta por tres capas, que se encuentran como emulsión: lipídica, acuosa y mucina. La capa lipídica se forma por las glándulas de meibomio y contiene esteres de colesterol, triglicéridos, colesterol y fosfolípidos. Su función es evitar la evaporación de la capa acuosa y mantener el grosor de la película lagrimal, actúa como surfactante permitiendo la extensión de la película lagrimal.

 

La capa acuosa es producida por la glándula lagrimal, está compuesta 98-99% de agua, aproximadamente 1% sales inorgánicas, 0.2 - 0.6% proteínas, globulinas y albúmina, 0.02 - 0.06% lisozima. Su función es suministrar oxígeno al epitelio, elimina desechos y permite paso de leucocitos, es una barrera antibacteriana a través de IgA, lisozima y lactoferrina, además tiene una función óptica al asegurarse que la córnea permanezca transparente.

La capa de mucina se forma por las células caliciformes. Ayuda a la estabilización de la película lagrimal, humidifica y lubrica.

 

El volumen lagrimal normal es de 6.2 microlitros, con un recambio de 16% del volumen lagrimal/minuto. La osmolaridad normal es de 304 +/- 10 mOs/ml.

¿Es una enfermedad común?

Se estima que afecta a más de 7 millones de estadounidenses mayores de 40 años. En el mundo se reporta de 10-20% de la población en general se encuentra afectada. En Japón se reportan cerca de 8 millones de afectados.

¿Que síntomas produce el ojo seco?

Los síntomas son muy amplios y de acuerdo con la severidad del ojo seco, pude ir desde una irritación leve hasta intensa y llegar a un daño tan extenso de la superficie ocular generando cicatrices, úlceras, perforación corneal, baja visual permanente.

Las principales molestias que se pueden presentar son sensación de cuerpo extraño, resequedad, quemazón, fotofobia (molestia intensa con la luz), visión borrosa, ardor, pesadez, lagrimeo excesivo. Los síntomas pueden empeorar al final del día, con la exposición a condiciones ambientales extremas como mucho calor, viento, aire acondicionado.

¿Existen factores de riesgo para tener ojo seco?

Existen factores de riesgo estudiados ampliamente para el desarrollo de ojo seco, como son la edad, sexo femenino, la dieta pobre en ácidos grasos omega 3 y 6, cirugía refractiva, radioterapia, deficiencia de vitamina A.  En países desarrollados, se estima que el uso prolongado de las computadoras ha incrementado los síntomas asociados al ojo seco.  Los cambios climáticos, el incremento en el uso del aire acondicionado induce la exacerbación de los síntomas al provocar reducción de la humedad ocular.

 

También puede ser resultado de enfermedades sistémicas como artritis reumatoide, lupus, síndrome de Sjögren, rosácea, alteración de los niveles hormonales. El inadecuado funcionamiento del entorno ocular como una alteración en los párpados y anexos puede generar problemas de ojo seco.

 

El uso de algunos medicamentos sistémicos puede provocar ojo seco como ansiolíticos (Diazepam, bromazepan), antidepresivos, antihistamínicos, antihipertensivos, antiespasmódicos, medicamentos para enfermedad de Parkinson.

 

Los usuarios de lentes de contacto son 12 veces más propensos a tener ojo seco, el 50% padecen ojo seco, de estos 40% son hombres y 62% mujeres.

 

¿Cómo se clasifica el ojo seco?

Se clasifica en dos grandes grupos por falta de secreción acuosa  y evaporativo. Ambos tipos de ojo seco no son excluyentes, pueden coexistir ambos.

 

El primero se subdivide en ojo seco asociado a Síndrome de Sjögren: primario o secundario; y no asociado a Síndrome de Sjögren: falta de secreción lagrimal, obstrucción del conducto de la glándula lagrimal, bloqueo del reflejo, fármacos sistémicos.

 

El evaporativo puede ser intrínseco: disfunción glándulas de meibomio, trastornos de apertura de los párpados, baja frecuencia de parpadeo, acción de fármacos. Extrínseco: deficiencia vitamina A, conservadores fármacos tópicos, uso lentes contacto, enfermedades de superficie ocular

¿Cómo se diagnostica el ojo seco?

Principalmente se diagnostica con un adecuado interrogatorio y una exploración oftalmológica, que incluye pruebas como test de Schirmer, tiempo de ruptura lagrimal, medición menisco lagrimal, tinciones especiales que son pruebas sencillas y que se llevan a cabo durante la consulta. Además existen cuestionarios como el OSDI para poder graduar la severidad del ojo seco de acuerdo a un interrogatorio. Existen estudios especiales como medición de la osmolaridad, meibografía y meibometría pero están reservados para casos más especiales.

¿Cómo se trata el ojo seco?

El tratamiento va encaminado a lubricar adecuadamente la superficie ocular  y disminuir la inflamación que el ojo seco provoca. Existen muchos y diversos tratamientos que dependiendo de la severidad del caso y del daño en la superficie ocular se utilizarán. Principalmente están los sustitutos de lágrimas que pueden ser en gotas, geles; el suero autólogo que se obtiene a través de una muestra de sangre del mismo paciente. 

 

Agentes antiinflamatorios como corticoesteroides, inmunomoduladores, tetraciclinas. Oclusión del punto lagrimal, membrana amniótica, lentes de contacto terapèuticos, cirugía. 

¿Cuál es el pronóstico del ojo seco?

Depende de la severidad de los signos y síntomas, ya que puede ser una enfermedad tan leve y únicamente dar molestias leves, hasta provocar un daño irreversible en la superficie ocular y comprometer la visión. Por esto es necesaria una revisión oftalmológica para iniciar tratamiento y evitar complicaciones. Generalmente el ojo seco es un problema crónico que dependiendo de la causa se puede tratar o controlar, y puede tener periodos de exacerbación.

Conclusión

El ojo seco es un cuadro muy frecuente, que ocasiona una variedad de síntomas, desde molestias muy leves, hasta úlceras y otras complicaciones que implican riesgo de pérdida de la visión.

 

Existen muchas causas de ojo seco, por lo que es indisable una exploración oftalmológica completa que nos permita identificar la causa exacta y poder tratarla.

 

¿Tienes sensación de arenilla en los ojos o alguno de los síntomas mencionados? ¿Pasas periodos largos frente a la computadora y sientes fatiga ocular? Probablemente tienes ojo seco. Agenda una consulta, podemos ayudarte. 

oftalmologo queretaro

Dra Gabriela Álvarez Ruiz

Cirujano Oftalmólogo

Alta Especialidad en Córnea y Cirugía Refractiva

Contacto: gabrielaalvarezruiz@yahoo.com.mx